Cada vez pasamos más horas fuera de casa debido al trabajo, por lo que en muchas ocasiones es casi imposible ir a comer a casa. Mucha gente toma este hecho como la dificultad de comer sano y, por lo tanto, subir algunos kilos de más. Pero con una buena organización todo es posible, incluyendo comer sano en la oficina.

Si comes muy a menudo fuera de casa puede ser muy difícil, por no decir costoso, encontrar algo sano para comer, pero te puedes prevenir y prepararte la comida en casa un día antes.

Come cinco veces al día y, sobretodo, no te saltes ninguna comida, ya que muchas veces pensamos que si aprovechamos que tenemos mucho trabajo para evitar una comida esto será beneficioso para nuestro peso, pero, al contrario, ya que normalmente llegarás a la siguiente comida con más apetito y cabe la posibilidad de que comas más cantidad.

El desayuno es la comida más importante del día por lo tanto es recomendable tomar un buen desayuno para que te sirva de sustento y como base para todo el día.

Tanto a media mañana como para merendar es recomendable comer un pequeño alimento para ayudar al cuerpo a que continúe su metabolismo de manera tranquila y siga quemando calorías por sí solo. Te recomendamos comer una pieza de fruta, un yogurt o una barra de cereales.

Bebe mucha agua al día, como mínimo dos litros, ya que te ayudará tanto a hidratarte como a depurarte.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.