Con la llegada del verano empezamos con el uso de sandalias y nuestros pies quedan al descubierto, pero con la falta de cuidado, el uso de un calzado inadecuado, y la deshidratación durante todo el año, la capa externa de los pies empieza a secarse y con el paso del tiempo hace que la piel comience a ponerse dura, desgarrándose y generando grietas que pueden llegar a provocar sangrado y dolor.

Para evitar llegar hasta este punto y mantener unos pies bonitos y saludables debemos seguir algunas recomendaciones como, por ejemplo:

  • Beber entre 1.5 litros o 2 diarios. mucha agua. (Entre 1,5L y 2L diarios).
  • Hidratarse los pies a lo largo de todas las épocas del año, sobre todo si se sufre de alguna enfermedad metabólica como la diabetes.
  • Usar un zapato cómodo y adecuado a la actividad que vayamos a realizar con una buena amortiguación para reducir la presión sobre la zona.
  • Llevar una dieta saludable rica en nutrientes y vitaminas.
  • Mantener unos buenos hábitos de higiene en los pies.
  • Visitar al podólogo una vez al año para que revise el estado de nuestros pies y pueda detectar alguna patología.
Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Blog_15_1_1.png

Si en tu caso la sequedad y las grietas ya han llegado a tus talones, no te preocupes, aún te puedes deshacer de ellas y lucir unos pues perfectos este verano.

Algunas de estas opciones son:

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Blog_15_2.png
  • Probar con algún remedio casero, como aplicar un poco de miel o manteca de karité en los talones y envolverlos con film osmótico para rehidratarlos.
  • Meter los pies en agua caliente con un poco de jugo de limón para reblandecer las durezas.
  • Realizar una mascarilla de plátano y aplicarla en la zona.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.